En San Luis tuvimos uno de los momentos más sublimes -hasta ahora- del viaje. 
Íbamos por una carretera muy revirada sobre unos cerros de la provincia de San Luis 🇦🇷 y de pronto la Pau ve un cóndor volando sobre nosotros. 
Nos detuvimos y empezamos a avistar decenas de ellos volando libres y majestuosos sobre nuestras cabezas.
Por un momento me sentí como fotógrafo de NatGeo pasando alambradas y caminando junto a un acantilado para tener mejores tomas.
Luego seguimos por una cuesta impresionante, con casi 50 curvas, muy cerradas y a gran altura.
No les puedo explicar lo que se siente.