Al noreste de la provincia de Cordoba está la laguna Mar Chiquita o mar de Ansenuza. Es una de las lagunas saladas más grandes de América. 
Ahí existe el pueblo de Miramar, que quedó bajo el agua debido a un curioso aumento de la cota del lago, hace ya unas décadas. 
Al tiempo, las construcciones del antiguo pueblo comenzaron a aparecer. De hecho, el campanario de la Iglesia fue demolido dado que el aspecto que daba no era agradable para los fieles y habitantes. 
La ciudad volvió a construir, pero el agua salobre nuevamente las cubrió.
Hoy está al descubierto el Gran Hotel Viena, construido en la década de 1940 por un ciudadano alemán. Funcionó hasta los 60. Se dice que ahí llegaron decenas de nazis luego de la 2da guerra mundial a recuperarse y refugiarse de los juicios de post guerra. 
El hotel estaba en esa época a un kilómetro de la costa de Mar Chiquita.
En la actualidad ocurren -dicen los lugareños- fenómenos curiosos en las ruinas, sobre todo en la habitación 106, donde supuestamente hay apariciones de otros mundos.