Antes de visitar la “ciudad blanca” de Arequipa, aprovechamos la cercanía con Chile para visitar nuestra tierra. 

Así que desde Puno las emprendimos descendiendo por el Altiplano en dirección a Tacna, la ciudad más al sur de Perú y fronteriza con Arica.

La carretera en general era recta después de Moquehua y la única preocupación era el viento intenso, que me obligaba a conducir con la moto inclinada. A esa altura, ya medio que comprendía los códigos carreteros del Perú. Eso significa que al ser moto, los demás vehículos sentían que teníamos menos “derechos” sobre la pista y cuando nos adelantaban pasaban muy pegados a nosotros, nos tocaban la bocina para que nos quitáramos de la vía e, incluso, cuando realizaban un adelantamiento desde la vía contraria, esperaban que nosotros nos hiciéramos hacia la berma para darles espacio… para eso nos hacían cambio de luces y sacaban un brazo por la ventana haciéndonos gestos para que nos quitáramos.

2

Pasé un susto en una curva bastante cerrada cuando de pronto veo a un vehículo que viene circulando por mi pista. Me clavé en los frenos y tuve que correrme hacia la berma. De lo contrario, probablemente el viaje hubiese terminado allí.

Realmente la conducción en carretera en Perú –y luego comprobaría que en ciudad es igual- es de las más agresivas, desordenadas y poco respetuosas por la vida que he visto hasta ahora.

En la frontera hay dos complejos aduaneros. Santa Rosa en el lado de Perú y Chacalluta, ya en tierra chilena. Cuando se accede desde Perú a Chile, los trámites hay que hacerles en este último.

Hay varios puestos donde están todos los servicios. Después de hacer una fila, lo primero que se debe hacer es el trámite en la migración de Perú. Entregamos todos nuestros papeles y el funcionario nos pide la “relación de pasajeros”. Al comienzo no entendía lo que me pedía.

3

Después me explicaron que debido al alto flujo por esa frontera, todos los vehículos deben especificar la cantidad de pasajeros, detallando sus nombres y otros datos. Eso, para poder llevar un registro del movimiento migratorio… Me pareció curioso, porque hay que comprar un papel en el casino ubicado en el lugar (CLP$500) y la verdad es que todos esos datos los obtienen de todas maneras desde la revisión de DNI o pasaportes.

Alguien se está haciendo un buen dinero vendiendo ese papel.

Bueno, luego de la revisión –bastante exhaustiva de Aduanas y SAG- entramos nuevamente a Chile. Estuvimos una semana en casa de nuestro gran amigo Víctor Salgado, aprovechando de hacer varios trámites que había dejado pendientes, también de enviar a casa algunas cosas que llevábamos en la moto y que realmente no nos servían mucho.

4

Dentro de Arica fuimos al Morro, que pese haber visitado la ciudad varias veces antes, jamás había subido. También hicimos un paseo por los valles de Azapa y Lluta, además de la zona de las presencias tutelares y las cuevas de Anzieta.

Bajando por el Valle de Lluta encontramos a dos franceses que querían hacer una ruta por el Altiplano, pero al parecer iban muy mal preparados. A medio camino quedaron sin gasolina y sus motos tenían problemas de carburación. Los llevamos a Arica y les dimos algunos consejos de cómo moverse en esa zona.

5 7

10 IMG 7939

6

Viviendo en la muerte

A mitad de la década de 1980 la empresa chilena Promel trajo desde Suecia varias toneladas de residuos mineros, los que fueron emplazados en un sector de la ciudad de Arica, cuando aún no había poblaciones cercanas.

La idea del acuerdo entre Promel y Boliden era que la primera trataría los residuos. Pero eso jamás se concretó.

Era otra época y no había mayores planes de manejo y a partir de 1989 el mismo Estado de Chile -a medida que la ciudad crecía- comenzó a construir viviendas sociales sobre esos terrenos altamente contaminados con plomo, arsénico, cadmio, mercurio, cobre, cinc y otros metales altamente nocivos para la vida humana.

polimetalesIMG 7811 polimetalesIMG 7813

El caso de los "polimetales de Arica" fue de alta connotación, tomando espacio en la TV con reportajes que dieron a conocer masivamente la situación.

Paralelamente comenzó un proceso para reubicar a centenares de familias, que sufrieron por vivir en un lugar donde no se puede vivir.

Así, en 2010 partió el proceso de reubicación, luego de una historia bastante complicada y larga. Se hicieron estudios y el Estado de Chile tomó diversas medidas de reparación, mientras los vecinos y otros llevaron el tema a la justicia.

Luego de la reubicación, se suponía que las viviendas debían ser demolidas. En efecto, algunas casas fueron tumbadas, pero otras no, y solo fueron desmanteladas y supuestamente inutilizadas.

Sin embargo, escuché de algunos vecinos de Arica que actualmente personas habitan de manera ilegal en aquellas viviendas, sobre todo inmigrantes que no tienen otra manera de vivir en Chile.

Nos fuimos a meter allá y efectivamente una gran parte de las casas fueron reformadas con techo, puertas y ventanas, y abastecidas con precarias e ilegales conexiones al tendido eléctrico. La basura e inmundicia se acumula en las calles y, al parecer, hay serios problemas de delincuencia.

"NO MÁS ROBOS. PERSONAS QUE SE PILLEN ROBANDO SERÁN QUEMADAS. JUSTICIA COMUNITARIA", se lee en un cartel ubicado en una de las calles, junto a un muñeco simulando una personas ahorcada.

polimetalesIMG 7807 polimetalesIMG 7820

Volvimos a Perú

Luego de unos días descansando en nuestra tierra las emprendimos con nuevas fuerzas hacia Perú. Habíamos conversado con unos motociclistas de Tacna, pero finalmente conocimos a Herbert, quien es dueño de una bodega donde se fabrican vinos y piscos artesanales, y quedamos de quedarnos en su fábrica.

piscoIMG 2360 piscoIMG 8004

La idea nos pareció excelente, pues así tendríamos la posibilidad de conocer cómo se fabrican esos destilados en el Perú. La Bodega Capanique funciona desde 1987 en el sector de Pocollay, al este de Tacna. La casa está muy bien ambientada con objetos antiguos y es un verdadero museo.

Herbert tenía que destilar algo del mosto que tenía en su bodega para convertirlo en pisco, así que estuvimos toda una jornada aprendiendo del proceso, que en general es sencillo, pero que requiere de controlar muchos factores como el tiempo de destilado, grado de alcohol en el pisco y luego un tiempo especifico de conservación. Una enóloga incluso nos enseñó algunos tips.

Luego de destilar todo el día, durante la noche compartimos con Herbert algunas copas del pisco que ellos fabrican. Realmente es bastante bueno, aunque la graduación alcohólica del pisco de Perú es más distinta que el chileno, va desde los 38 a 48 grados. Nosotros tomamos el más elevado y un par de copas es suficiente.

Así que ahí la pasamos unos días, aprovechando de vitrinear algo de Tacna, ya que todo ahí es bien barato… aunque no compramos nada, jejeje. De todas formas el mercado y la zona de Tacna centro merecen la pena de ir a conocer.

tacnaIMG 2352 tacnaIMG 2356

Desde ahí avanzamos unos 370 kms hasta Arequipa, la “ciudad blanca”, conocida así por sus múltiples construcciones en piedra sillar. La urbe es la segunda en importancia del Perú, luego de Lima, con poco más de 1 millón de habitantes.

Cuando íbamos llegando tuvimos algunos inconvenientes con el tránsito, ya que la vía de acceso que tomamos era estrecha y repleta de camiones, lo que nos complicó la llegada.

Luego de instalarnos nos dedicamos a conocer el sector de Hunter, que fue donde nos alojamos gracias a Jorge, un amigo del mundo de las motos, que pertenece a un grupo de apoyo a viajeros llamado "Arequipa Support".

Al día siguiente hicimos un tour por Arequipa, conocida como "ciudad blanca" debido a la gran cantidad de construcciones en piedra sillar.

AQPIMG 2398 AQPIMG 8134

Lo primero que recomendamos visitar es el centro histórico. La ciudad se fundó en 1540, por ende tiene mucha historia en sus calles, perfectamente conservadas. La plaza de armas es realmente espectacular, con la inmensa Catedral flanqueando el sector.
Desde ahí y a pocas cuadras se encuentran lugares que merece la pena visitar como la Iglesia de la Compañía, Monasterio de Santa Catalina, Casa Goyoneche, Museo Histórico, Barrio de San Lázaro y Museo de Mario Vargas Llosa. Además, el centro tiene muchísimas iglesias (14), todas hechas de piedra, que son muy bellas. El resto son casonas construidas hace un par de siglos luego de terremotos que dañaron la ciudad. Todo ello la da una atmósfera muy interesante a la ciudad.

AQPIMG 8168 AQPIMG 8173

AQPIMG 8181 AQPIMG 8182
Además, Arequipa está custodiada por 3 grande volcanes Ampato, Chachani y Misti. Para eso, existen algunos miradores hacia las afueras de la ciudad, donde poder tomar fotografías.

AQPIMG 8108
Respecto de la gastronomía, Arequipa nos pareció un poco más caro que otras ciudades que hemos visitado en el Perú. Por ejemplo, un menú se encuentra por unos $7, mientras que en Tacna, Puerto Maldonado, Puno y otros sitios en que ya estuvimos llegamos a encontrar menús completos por la mitad de ese precio. Para qué hablar de los restaurantes turísticos ubicados en torno a la plaza central, donde el precio puede ser hasta 4 veces más.

AQPIMG 8183 AQPIMG 8197

AQPIMG 8200 AQPIMG 8208

Entonces, recomendamos visitar el mercado de San Camilo, donde es posible ver el movimiento local y disfrutar de productos típicos. Nosotros comimos "rocoto relleno", chicha morada y luego de postre un "queso helado".

Los arequipeños tienen un carácter muy especial. Dicen que su ciudad es una “república independiente”. Conocimos también a Ronal, un motociclista muy gentil quien nos llevó a conocer algunos sitios que no habíamos visto en los mapas, como el mirador de Yanahuara. Llegamos allí al anochecer, por lo que tuvimos una vista magnífica de Arequipa con el sol escondiéndose y las luces de la urbe comenzando a encender.

AQPIMG 2419 AQPIMG 8214

AQPIMG 8216 AQPIMG 8223

Ronal también nos mostró algunos productos propios de Arequipa, como la Kola Escocesa, una bebida de la ciudad, los chocolates y una “picada” de sandwichs en el sector de Cerro Verde.

AQPIMG 8229 AQPIMG 8231