Como contamos en el anterior blog, desde Salinas, la costa más oeste de Ecuador en el Pacífico, tomamos hacia el norte la ruta del Spondylus.

Se llama así en honor a una concha, que fue sagrada para pueblos precolombinos del territorio actual de Ecuador.

La vía está en regular estado, teniendo tramos de doble vía y otros de un carril por lado. Va costeando y cruza diversos poblados como San Pablo, Valdivia y Manglaralto. Todas son pequeñas caletas de pescadores que han tenido un boom debido al turismo en la zona.

frontera 9

Al costado de la carretera está lleno de pequeñas cabañas donde se ofrecen platos típicos, la mayoría con productos del mar.

Desde Salinas hasta Montañita hay apenas 70 kilómetros, aunque la ruta es preciosa y en sectores tiene bastantes curvas para disfrutar de la moto.

Para los que viajan en bus, también existen muchos micros que hacen el trayecto, desde distintos puntos del Ecuador. Y llegando al pueblo hay un pequeño terminal donde adquirir pasajes también hacia otros puntos del país.

Montañita es un pequeño pueblo. La carretera lo cruza en su parte superior. Al llegar, el primer sector se nota que es donde viven los locales, con un comercio más corriente –minimarkets, bazares y restaurantes baratos-. Pero avanzando unos metros más comienzan a aparecer todo tipo de alojamientos, construidos su mayoría de una manera rústica, con madera y paja, dándole un aire muy particular al poblado.

frontera 8 frontera 7

Suelen existir viviendas de 4 o 5 pisos, convertidos en su mayoría en alojamientos. Los precios son muy diversos. Hay hostels donde puedes armar tu carpa por apenas US$5, mientras que en lugares de otro tipo una pieza con aire acondicionado puede superar los US$70. Y en feriados u otras festividades los precios se elevan.

La zona céntrica tiene una media de US$30 para dormir.

frontera 12

Si lo que se busca es descansar por la noche, lo mejor es buscar algún hospedaje lejos de la zona centro, donde se aglomeran los bares, pues la música comienza temprano y se extiende hasta pasadas las 4 AM.

Montañita es un lugar que desde ya varias décadas se hizo conocido por sus olas, atrayendo la atención de quienes practican el surf. Eso de a poco le fue dando una “mística”, con muchos jóvenes de todo el mundo, quienes aprovechan el lugar para divertirse y conocer a otras personas.

Montañita es sinónimo de fiesta. Existe una angosta calle que se llama de “los cocteles”. Allí está repleto de bares, discotecas y pequeños carritos que venden todo tipo de tragos.

frontera 5 frontera 6

Caminar por allí de noche puede ser todo un lío, por la cantidad de personas, la música, el baile y toda la onda que allí se vive.

De hecho, todo Montañita está colmado de lugares de diversión nocturna y es de ello de lo cual viven sus habitantes.

Eso también llama a aquellos que venden sustancias ilícitas, las cuales se pueden conseguir de manera muy sencilla, ya que personas las ofrecen abiertamente por la calle.

Durante el día lo imperdible es visitar la playa, donde se pueden realizar múltiples actividades además de bañarse en el mar. Hay escuelas de surf, paseos en bote, parapente, actividades de buceo y otros juegos playeros.

frontera 1

Viajeros de todo el mundo y de todo tipo ofrecen sus artesanías, tragos, alimentos y un sinfín de productos con los que financian sus viajes. Es un lugar tremendo para intercambiar experiencias y conocer personas nuevas.

Sin embargo, la principal actividad de Montañita –o al menos una de las más importantes- es la fiesta.

La música nunca para y la alegría se vive, literalmente, día y noche.

Luego de la juerga, es posible probar diversos platos locales. Más allá de los restaurantes, es muy común ver parrillas afuera de las casas, donde se arman unas especies de comedores populares. Allí se ofrecen carne, pollo y pescado a la parrilla, a precio muy conveniente. La mayoría parte en US$2,5 por plato.

Los tragos también, existen de todo tipo y valor. En la playa, durante todo el día, hay vendedores de tragos en unos carritos tipo bicicleta. Claro, que los precios son un poco más elevados que en los puestos. Hay promociones de dos tragos por unos US$5 o US$6.

Desde Montañita se pueden visitar otros lugares cercanos, como Manglaralto, una playa cercana, ir al Mirador, visitar el monumento del surfista, viajar hasta Olón, un poblado ubicado al norte de Montañita, que tiene una onda algo más familiar, pero que posee una tremenda playa, ideal para descansar.

frontera 4 frontera 10

Yendo un poco más al norte está Puerto López y la reserva Machalilla. Dentro de ella está la playa de Los Frailes, una de las más bellas de la costa ecuatoriana.

Si no se dispone de vehículo propio, en Montañita hay agencias que realizan excursiones pagadas.

Nosotros tuvimos la oportunidad de recibir el año 2019 en Montañita. Y debo decir que ha sido una de las fiestas más grandes en que he estado. En Ecuador suelen quemar muñecos de papel para que se lleve lo malo del “año viejo” y en la playa –repletísima de personas- se armaron enormes piras, que al poco rato de estar encendidas comenzaron a explotar ya que las llenas de petardos y otros fuegos artificiales.

En Ecuador la venta de pirotecnia no está prohibida y desde niños hasta ancianos tiraban bengalas, cohetes y petardos, en medio de un bullicio y mar de personas. De verdad que fue una experiencia incomparable.

frontera 11