Desde Arequipa bajamos por la carretera hasta el balneario de Camaná. Ahí nos quedamos en una casa de campo,

llamada El Bolo. Los dueños suelen recibir viajantes y bueno, nosotros dimos con ellos y nos convidaron a su chacra. En el lugar tienen un restaurante y cuando llegamos nos esperaban con platos típicos de Arequipa: rocoto relleno, chicharrón, pato asado y arroz verde. Una delicia.

limaIMG 2433 limaIMG 2434

Estuvimos solo una jornada y nos desplazamos hasta Nazca. Estábamos muy ansiosos de conocer las líneas. Como la distancia no era muy larga, salimos tarde desde Camaná y nos fuimos directo hacia el mirador, ubicado 15 kms al norte de la ciudad de Nazca. La verdad es que teníamos el sol muy en contra y era bastante difícil poder distinguir con claridad las líneas. Y pagar uno de los vuelos en avioneta se nos salía del presupuesto.

limaIMG 2447

limaSnapseed 2 limaIMG 9230 2

Sin embargo, junto a la torre instalada a un costado de la carretera -aproximadamente 1 km al sur- hay un pequeño cerro, que tiene ya un sendero claramente por el devenir de personas, que permite tener una altura suficiente para ver algunas de las líneas. Éste es absolutamente gratuito. Sin embargo, igual la luz del sol en esa hora no nos dejó ver mucho.

Así que regresamos al día siguiente.

La Pau tomó varias fotos desde el mirador instalado junto a la carretera (subir cuesta S$5, menos de un dólar) y yo utilicé el drone para tener algunas vistas mejores. Ahí fue mucho más fácil observarlas, e impresionante al mismo tiempo, pese a que las miraba desde la pantalla que tenía en mis manos.

Lo único que llamó la atención es que la carretera Panamericana se construyó justo en medio de las líneas, afectando al parecer algunos trazados. Creo que esto se debe a que la ruta se hizo cuando aún las líneas no eran descubiertas. Independiente de las razones, es imperdonable.

limaDJI 0503 limaIMG 8259

Pero lo más intrigante de las líneas es su significado. Lo que está mayormente aceptado es que la cultura nazca habría hecho las líneas como una especie de calendario gigante, utilizando figuras geométricas y otras zoomorfas. Lo más probable, dicen otros, es que tengan vinculaciones con la cosmovisión de ese pueblo y hayan servido como una manera de conectarse con el universo y sus deidades. 

Seguimos avanzando y 23 kilómetros al norte por la ruta 1S se encuentran los geoglifos de Palpa. Son fácilmente visibles desde la carretera cuando se va en sentido sur norte. Hay un sendero que también permite verlos claramente de frente. 

limaIMG 8285 limaIMG 8295

Pero Nazca y Palpa no son los únicos sitios. A lo largo de la carretera se encuentran carteles indicando la existencia de ruinas y otros sitios de valor arqueológico, a los cuales es bastante fácil acceder pues se encuentran cerca de la carretera principal.

limaDJI 0533

Estábamos en eso, detenidos junto al camino cuando de pronto veo una moto viniendo desde el norte. Nos hicimos una seña y era Hans Schneegluth, un español a quien sigo por redes sociales y que se encontraba en Sudamérica viajando junto a su esposa. Estuvimos un buen rato conversando, contando diversas anécdotas de viaje y en eso pasa la kombi de “kombi ananda”, unos chicos venezolanos que salieron de viaje hace algún tiempo y que conocimos cuando estábamos en ese país, en el mes de octubre. Se armó un gran grupo, charlando de los más diversos temas viajeros.

limaIMG 2482 limaIMG 2486

Después de eso pensamos que el viaje no tendría mayores novedades, pero a mitad de camino nos cruzamos con Ezequiel, un joven ecuatoriano que está viajando a pie por todo Sudamérica. Inició su periplo a comienzos del 2018, luego del fallecimiento de su padre, quien tuvo una enfermedad que lo dejó postrado. Durante unos meses él intentó caminar, pero no lo logró. Viendo su desdicha, Ezequiel le prometió que caminaría lo que él no podía. Y así fue como salió de viaje. Nos aseguró que a veces está exhausto, pero en esos momentos de flaqueza siente que es su padre quien camina por él. No teníamos más que una naranja y un durazno, además de algo de agua, para convidarle.

limaIMG 2489

Ese día llegamos a Ica, una ciudad relativamente grande del Perú. Su mayor atractivo es el oasis de Huacachina, ubicado muy cerca de la ciudad, pues apenas manejando por una calle un par de kilómetros se llega al lugar. Así que aprovechamos el atardecer para ir directo allá.

Huacachina es un interesante balneario, formado por una afloración de agua subterránea entre las dunas del desierto peruano. En la década de 1960 el lugar fue un atractivo tan interesante que comenzaron a construirse hoteles y otros servicios para los turistas.

limaDJI 0522

La puesta de sol se puede disfrutar desde lo alto de las dunas, para lo cual se debe caminar un buen poco, en subida y por la arena. Pero bien vale la pena: desde lo alto se tiene una vista de todo el oasis y también de la ciudad de Ica, que se esparce al fondo rodeando todos los contornos. Dentro del oasis hay quienes ofrecen diversos servicios, como el arriendo de buggies, skies o tablas para practicar longboard.

Sin embargo, basta con subir a las dunas para poder disfrutar del lugar, el que debido a lo inusual que es no necesita de otros añadidos hechos para los turistas.

limaIMG 8323

Cuando ya se nos hizo la noche nos dirigimos a casa de Daniel, un motero local quien en su casa tenía hospedado también a Sebastián, un joven de Colombia, y también a dos argentinos que seguía por Internet ya que hacía unos meses arrancaron desde Buenos Aires, pero cuando estaban en Paraguay su moto KTM se incendió, obligándolos a regresar. Sin embargo, eso no los amilanó y una vez consiguieron una moto nueva, arrancaron otra vez a la ruta.

Desde Ica seguimos hacia Pisco, donde nos quedamos junto a unos jóvenes, quienes manejan el moto grupo Team Racing. Con poco más de 1 año funcionando ya tienen una sede y completo equipamiento. Pasamos la noche y en ellos nosotros nos decidimos a ingresar a la capital del Perú, Lima. Eso, a pesar de que –como siempre- nos habían señalado que esa urbe es peligrosa y, además, tiene uno de los peores tránsitos de Sudamérica. Lo queríamos ver por nuestros propios ojos.

limaIMG 2598

Lima

Desde Pisco hasta Lima no teníamos muchos kilómetros, apenas 239. Así que nos fuimos tranquilos, como en general hay que conducir en Perú. Hasta ahora, el tránsito de este país ha sido el más complicado de todos. Existen en casi todas las ciudades diversos tipos de locomoción pública: moto taxis, combis, taxis, furgones, micros, entre otros. Y estos vehículos deambulan sin ningún orden. Son verdaderos dueños de la ruta. Si alguien en la vereda de enfrente los llama, cruzan sin señalizar y sin importarles el resto de conductores. Hay que conducir con muchísima precaución, porque son un verdadero peligro. Nosotros tuvimos muchísimos sustos que nos podrían haber significado un accidente serio.

Entonces, estábamos muy alertas con el tránsito de Lima, la capital de Perú, puesto que nos señalaron que era aún más complicado.

Solo hicimos una parada en la localidad de San Bartolo, a unos 50 kms. de Lima. Jonatan sigue nuestro viaje por redes sociales, así que nos hizo una invitación a conocer su "restaurante Alexandra", ubicado en ese balneario. Disfrutamos de un excelente lomo saltado, además de compartir con él y recibir algunos datos para poder movernos por Lima.

limaIMG 9285 aa2e75e0 329c 489b af2b 89151657f600 2

Mientras nos acercábamos a la ciudad el tránsito aumentaba. Nosotros teníamos que ir hasta un sector llamado Miraflores, ubicado junto a la costa. El tráfico era muy denso, pero muchísimo más ordenado de lo que esperaba. En la ciudad no está permitido el tránsito de los mototaxis, así que conducir era más “sencillo”, aunque el problema eran los embotellamientos.

Luego de una hora logramos llegar al hogar de Alejandra y Federico, una pareja colombiana que reside en Perú hace unos años, luego de haber recorrido en moto América, Europa y Asia. Como son viajeros y sabían de nuestro viaje, nos convidaron a pasar unos días junto a ellos.

El sector de Miraflores es bastante ordenado y limpio. Fuimos al parque Kennedy y recorrimos todo el borde costero, pasando por Barranco y Chorrillos. A mi parecer, las playas no son muy buenas, salvo para aquellos que gustan de los deportes náuticos, pues estaba repletos de ellos. Pero el paseo costero es muy llamativo para hacer un paseo a pie. Recomendado.

limaIMG 8601 limaIMG 8606

limaIMG 8605

limaIMG 8598

Y en Lima nos fuimos a recorrer la zona céntrica. Llegar desde Miraflores hasta la plaza de Armas nos tomó unos 45 minutos. Si bien la distancia no es tanta, el tráfico complica todo, pese a que la ciudad posee autopistas (en que las motos no pueden circular). Pero nosotros fuimos en automóvil junto a Alejandra, quien fue nuestra guía.

limaIMG 8551 limaIMG 8547

limaIMG 8552  limaIMG 8546

No se pueden perder de visitar la iglesia y convento de San Francisco, y en general todo su centro histórico, pues fue declarado Patrimonio de la Humanidad y es imperdible visitarlo.

Estuvimos varios días en Lima, recorriéndolo, conociendo el sector costero y, por supuesto, disfrutando de la excelente gastronomía peruana. 

limaIMG 8534 limaIMG 8511

limaIMG 8499 limaIMG 8530limaIMG 2586 limaIMG 2587