En el blog anterior les contaba de El Bolsón, un pueblo pintoresco, pero que ha sido el único en el que hemos sentido algún grado de inseguridad. Estábamos recorriendo la plaza principal, donde se instala un mercado de venta de artesanías.

Luego de que seguimos rumbo al norte a través de la Ruta 40, una de las míticas carreteras sudamericanas, dado que atraviesa Argentina por más de 5.000 kms, permitiendo conocer todo el país, sus distintas geografías e idiosincrasias,

Luego de llegar a Río Mayo por el paso Coyhaique Alto nos enteramos que había llovido de forma muy intensa y algo inusual para la zona. Las calles estaban inundadas en el pueblito y se sentía esa calma después de la tormeta. Por ahora.

Tras recorrer el continente, decidimos visitar un lugar mágico: la isla de Chiloé. En este video blog les narramos cómo fue esta increíble experiencia.

Después de que salimos del Chiflón del Diablo se lanzó una lluvia tremenda. O capaz que no haya sido tan intensa, pero para nortinos como nosotros era prácticamente como que el diluvio universal caía sobre nuestras cabezas.