Aún no hemos recorrido ni un kilómetro del viaje, pero ya hemos avanzado mucho. Además del apoyo de varias empresas, hace unos días fui declarado como "embajador" de Coquimbo, mi ciudad natal. Ello significa que podré representar a mi tierra a lo largo de América y también tener un amplio apoyo comunicacional gracias a las gestiones de la Corporación, entre otras cosas.

El próximo jueves 12 de abril de 2018 dejamos nuestra vida y nos vamos a recorrer América en moto. Saldremos desde La Serena (Chile) rumbo sur para visitar la localidad costera de Tongoy. Ahí nos despediremos de grandes amigos y luego nos devolvemos por caminos interiores hacia el Valle de Elqui. Una vez allí, volvemos a tomar rumbo sur a través de la ruta Antakari, que nos permitirá conocer la zona interior de la región de Coquimbo. Esa jornada llegaremos hasta La Ligua.

Hoy quiero abordar uno de los temas que entre los moteros es de los que más se repite. No pretendo entregar un dogma con este artículo… es solo lo que en base a la experiencia me ha resultado bien para viajar y solucionar algunos problemas que generalmente se presentan en ruta.

La mantención de la moto es, sin duda, un elemento fundamental para poder viajar con comodidad, tranquilidad y, sobre todas las cosas, seguro.

Elegir la moto para un viaje, ya sea cerca de nuestra casa o una tirada larga no es una tarea del todo sencilla. Porque a gustos, colores. Entonces, cuando se den a la tarde de encontrar a su compañera de aventuras,se enfrentarán una infinidad de opiniones.

Lo primero que uno hace es empezar a preguntar a los cercanos e indagar por Internet.

La manera más conocida de recorrer el Valle de Elqui, en la región de Coquimbo, Chile, es usando la carretera D-41, que une La Serena con el paso Agua Negra. Pero junto a la carretera existen muchos pequeños poblados que en el pasado vivieron de las 18 estaciones que tuvo el ferrocarril La Serena - Rivadavia, parte del tren Longitudinal Norte, que unió La Calera con la región de Tarapacá.