Nuestra siguiente parada nos llevó hacia la zona centro de la provincia de Mendoza.

Lo que más nos impactó fue el precio de los productos, en general. En la Patagonia comer era mucho más caro. Claro, allá no hay tierras altamente productivas y casi todos los comestibles vienen desde el centro y norte de Argentina.

Por ejemplo, un plato sencillo de comida no bajaba de los AR$250 (US$12). En cambio, en esta parte del país fácilmente podíamos encontrar comida por la mitad de ese valor. En un sentido inverso nos pasó con el combustible. La Patagonia tiene alguna clase de subsidio que hace que el valor sea bastante más bajo que en el resto de Argentina. Es una zona productora y se nota. Un litro de “nafta” (nombre de la bencina en este país) costaba en promedio AR$19 por litro (US$0,75). Pero luego de cruzar Neuquén el valor saltó rápidamente de eso, a AR$30. Y pese a que seguía siendo bastante más barato que en Chile, tuve aún más cuidado en mi estilo de conducción, para así evitar excesos en el consumo.

Desde San Rafael, ciudad importante de la zona de Mendoza nos dedicamos a conocer un atractivo natural muy interesante: el cañón del Atuel. Una carretera de muchas curvas junto al río del mismo nombre ya nos dejaba ver lo que veríamos más adelante: diversas formaciones geológicas, de diversos colores, nos hacían sentir como en otro planeta. Una suave brisa cálida nos acompañó a todo momento, haciendo olvidar ya el frío que nos afectó mucho kilómetros más al sur.

IMG 2702 IMG 2703 IMG 2704 

IMG 2705 IMG 2710 IMG 2711 

Aprovechamos de conocer varios embalses, entre ellos el Nihuil, donde nace el cañón y varias localidades rurales como 25 de mayo. Utilizamos solo carreteras secundarias, con escaso tránsito, por lo que en más de una ocasión nos perdimos para poder llegar… pero siempre, SIEMPRE, aparece una mano amigo en el camino. Íbamos por un camino agrícola en dirección sur, totalmente opuesto al cañón y de la nada apareció un hombre manejando una retroexcavadora quien nos orientó correctamente y con eso pudimos llegar fácilmente al destino.

Habiendo pasado unos días, decidimos que ya era tiempo de retomar el viaje hacia Mendoza, ya que teníamos que cruzar a Chile para realizar algunos trámites en Santiago. Pero a medio camino, en Tunuyán, apenas a 80 kms al sur de Mendoza, conocimos a Florencia y Rolando, una pareja de la localidad de Vista Flores, quienes nos acompañaron a conocer su tierra.

f9547dd6 12ca 4600 b287 99d98a4c8efe

Yo venía muy apenado manejando, porque habíamos quedado de juntar a una determinada hora y, entre que salimos tarde de San Rafael y que nos perdimos, llegamos casi con dos horas de retraso. Ellos estaban ahí, esperándonos con una enorme sonrisa y muy buena onda. Lo primero que hicimos fue ir a comer… bueno, ya era la hora. Así que saliendo desde Tunuyán paramos a comer unos lomitos, un sanguche muy típico que comen en Argentina: básicamente pan con carne y verduras (similar a un “italiano” chileno… probablemente alguien que no sea de Chile no entenderá esta última parte, jejeje). Realmente estaba muy sabroso. Flo y Rolando nos traían algunos regalos: vinos de la zona. Cómo no, Mendoza es la provincia vinífera más importante del país. Y también una mermelada casera –que por cierto nos duró apenas un día de lo bueno que estaba-.

IMG 2756 IMG 2787 

Este sector donde nos detuvimos es importante desde el punto de vista histórico. Hacia la Cordillera se encuentra un pueblito llamado “El Manzano”. Por allí estuvo alojando el General José de San Martín luego de cruzar la cordillera una vez que dirigió las campañas libertadoras en 1823, junto a otros próceres como el chileno Bernardo O’Higgins. Bueno, la cuestión es que en ese lugar hay un árbol de manzano donde San Martín estuvo descansando. En 1947 una crecida se llevó el árbol original, pero se tomó un esqueje de éste y hoy está en el mismo lugar un árbol más reciente.

El municipio creó todo un parque para aprovechar los riachuelos que bajan desde Los Andes y según nos contaron, en verano se repleta de personas. Es como el balneario local. Nosotros fuimos en el inicio del invierno, así que éramos los únicos rodando por ahí. De hecho, al día siguiente cayó una tremenda nevada, algo un poco infrecuente a tan baja altura.

El Manzano Histórico tiene también una reserva donde se protegen especies vegetales de la provincia y también un museo con animales locales disecados.

IMG 2736 IMG 2874 IMG 2888

IMG 2895 IMG 2944 IMG 6833

Florencia y Rolando nos acompañaron todo ese día. Pero cuando ya era tiempo de despedirnos nos convidaron a conocer su local, el que les da el sustento para mantener la familia: un pool donde además venden comida y bebestibles. Ahí la Pau intentó jugar al billar, pero la verdad es que mejor nos dedicamos a viajar en moto.

IMG 2940 IMG 2945

IMG 6843 IMG 6842 

Después de Tunuyán ya era tiempo de tomar rumbo a Mendoza. Para nosotros era importante llegar hasta ahí puesto que teníamos que cruzar a Chile para viajar hasta Santiago a realizar algunos trámites. Pero tuvimos un infortunio con el clima. Una ola polar se desató porque el mismo día que llegamos a Mendoza en la Cordillera hubo fuertes nevazones. Así que nos vimos “forzados” a quedarnos en la provincia hasta que se pudiera habilitar el paso Los Libertadores.

IMG 6857

Gracias al apoyo que hemos ido recibiendo de otros motociclistas y viajeros de Argentina, en Mendoza dimos con el “Rulo”, un mendocino medio achilenado para sus cosas. Tiene familia en mi país y va seguido para allá, así que hasta acento nacional tiene. Habilitó la pieza de sus hijos para que nosotros pudiéramos dormir ahí.

El Rulo maneja una Yamaha de 150 cc, pero es un apasionado de los viajes y ha realizado más de 80.000 kms en ella. La ha modificado incluso para que tenga mejor confort en tiradas largas. La verdad que me saco el sombrero ante esos viajeros. Con él tuvimos varias experiencias interesantes: primero, compartimos mucho sobre música. Él toca el bajo en una banda y por eso también siempre está buscando grupos nuevos, así que me llevé harta música nueva para llevar en el MP3. También aprovechamos de conocer algo de la Mendoza nocturna… y como este “pibe” la conoce, nos llevamos muy buenas experiencias. Por ejemplo, con uno de sus amigos –quien dejó todo para abrir una cervecería artesanal- conocimos cómo se fabrica la cerveza. Obviamente probamos todas las variedades que elabora “Pictos”. Llegamos tarde esa noche. El bar estaba cerrado. Pero lo reabrieron solo por nosotros. Después estuvimos conociendo la sala de fabricación y conversando sobre viajes.

IMG 6917 IMG 6922

La estancia con el Rulo me hizo recordar los días con mis amigos. Me sentí como si fuéramos amigos de años. De sonrisa fácil y broma al instante… tal como los de mi grupo.

Como el paso no lo abrían también aproveché de visitar a Javier Roggerone y Alejandra Jeftimovich, su mujer. A ellos los conocí el 2017 cuando viajé a Córdoba a un encuentro de LAMA (Latin American Motorcycle Association). Desde ahí mantuvimos contacto y en su hogar compartimos una cena. Javier cocina maravilloso. Nos hizo una carne que estaba increíble. La cocinó con leche, así que quedó muy suave y sabrosa. También nos regaló una conversación muy amena.

Nosotros, en tanto, recibíamos buenas noticias. El pronóstico indicaba que habría sol por lo que el paso Los Libertadores estaría abierto al tránsito. La mala noticia, por otro lado, es que la temperatura no superaría los 0 grados.

Así que nos preparamos para cruzar la Cordillera de Los Andes y llegar hasta Santiago, donde debíamos ir para realizar algunos trámites. Al final, anduvimos hasta con -9 grados.

IMG 5401 IMG 6935

¿Quieren saber cómo estuvo eso? El siguiente video lo muestra: