Tuvimos la oportunidad de ser “adoptados” por una familia ecuatoriana de un pequeño pueblito en el sur del país,

donde pasamos la fiesta de Navidad. Curiosa manera de festejar nos pareció, pues tras la cena y entregar regalos solo a los niños, los mayores se dedicaron a bailar y beber cerveza. Y no solo eso, vimos también cómo se trabaja en los abundantes cultivos de plátano y palma de la zona, y pasamos horas conversando con las personas locales. 

frontera 1 frontera 2

frontera 3 frontera 4

Desde ahí viajamos menos de 100 kilómetros hasta Guayaquil. Eso es lo bueno de Ecuador, las distancias son cortas y los caminos, en general, buenos.

Guayaquil es la principal urbe del país, a pesar de que Quito es la capital. Ahí está el centro financiero y económico ecuatoriano, además de tener mayor cantidad de personas.

frontera 11

Es una urbe tranquila, con amplias avenidas que hacen el tránsito de vehículos bastante rápido dentro de las horas de congestión.
Está atravesada por el río Guayas, junto al cual se construyó un malecón, que recuperó el antiguo malecón Simón Bolivar. En este lugar hay muchísimas áreas verdes, monumentos y miradores. Realmente hay que caminar por él para disfrutarlo.
La ciudad tiene además otros atractivos como el cerro El Carmen, el cerro Santa Ana, la Catedral, y la isla Santay.

frontera 9 frontera 10

frontera 12 frontera 13

Pero lo que más nos llamó la atención fue el parque de Seminario que se ubica en pleno centro de Guayaquil. Se conoce también como parque de las iguanas, porque en ella viven unas 350 especies de este reptil.
El sitio fue la antigua Plaza de Armas de la ciudad, pero Hoy es un parque en el que los turistas disfrutan observando la vida de estos animales, que tienen una relación bien directa con las palomas. También hay tortugas y algunos peces.
También hay un monumento a Simón Bolívar y una pérgola.

frontera 5 frontera 6

frontera 7 frontera 8

 

La ruta del sol o Spondylus

Saliendo desde Guayaquil al oeste, se puede llegar al océano Pacífico, apenas a 138 kilómetros. Ahí la principal localidad es Salinas, una ciudad que vive principalmente del turismo, debido a una hermosa costa y otros atractivos que atraen a los ecuatorianos para tomar sus vacaciones allí.

Ahí es posible visitar unas salinas -que dan nombre a la ciudad-; la chocolatera, un lugar donde revientan las olas del mar, generando gran cantidad de espuma (como una taza de chocolate); y el sector de San Lorenzo, donde se practica el surf.

Para alojar hay de todos los precios, comenzando en los US$10 por persona. El rango promedio de un cuarto está entre los US$30 y US$40.
El sector del Malecón de Salinas cuenta con diversos lugares para comer, sobre todo productos del mar. Hay lugares bastante económicos, con menús desde los US$2,5.

frontera 15

frontera 16 frontera 17

frontera 19 frontera 20 

Desde Salinas al norte comienza la ruta del sol, llamada también del Spondylus. Este es un corredor que recorre íntegramente la costa del país, junto al Océano, pasando principalmente por playas. Balleñita, Capaes, Punta Barandúa y Punta Blanca son algunas de las más interesantes de visitar.

Sin embargo, la más conocida es, probablemente, Montañita, sobre la cual escribiré en el próximo blog.

frontera 22 frontera 18

La ruta del spondylus se llama así por la presencia de la concha del molusco de ese nombre, que tuvo una importancia para culturas precolombinas, que lo utilizaban en sus rituales o ceremonias, sobre todo, aquellas relacionadas con la fertilidad.